martes, 31 de marzo de 2009

Todos vestidos de blanco



Allá por los años 50, participé junto con los demás compañeros del colegio en una demostración gimnástica de las que gustaba hacer gala el régimen franquista, a semejanza de las realizadas con anterioridad por los nazis y los fascistas italianos.

Al son de la “Marcha Triunfal de Aida”, de Giuseppe Verdi, más de mil alumnos, vestidos de los pies a la cabeza de blanco, hicimos nuestra triunfal entrada con total marcialidad en la Plaza de Toros de León, abarrotada por los familiares y las “fuerzas vivas” de la ciudad.

Durante más de hora y media, bajo un calor sofocante, representamos diversas tablas de gimnasia y realizamos con pericia los correspondientes saltos sobre el  “potro”, el “caballo” y el “plinto”, con sus variantes de “pasada bajo el aro” con los tres aparatos unidos y caída doble sobre la colchoneta. Y todo ello, bajo la experta dirección del profesor de gimnasia del colegio, a la sazón comandante del Ejército del Aire.

Vilmente manipulados por los jerarcas del Movimiento y de la Iglesia Católica, para mayor gloria del Dictador, nos sentimos como carnaza de espectáculo circense romano. Solo Giuseppe Verdi logró poner algo auténtico en aquel despropósito de festival. Desde entonces mis recuerdos permanecen indisolublemente unidos.

Para Elisa y para Teresa



Recuerdo que fue una soleada tarde de primavera cuando al salir del colegio me di casi de bruces con ella. No se como se llamaba, ni tampoco donde vivía. Solo sabía que estudiaba en el colegio de al lado y que me gustaba mucho. Debía tener más o menos mi misma edad, 14 años. Era tan alta como yo, rubia, de ojos claros. Sus andares desgarbados y la larga melena suelta le daban un aire bohemio. Así que decidí seguirla, a cierta distancia, venciendo mi natural timidez.

Detrás de ella, me adentré por otras calles, diferentes a las que seguía a diario, alejándome un tanto de mi  hogar familiar. Al cabo de unos diez minutos de caminar, mi enamorada se detuvo ante el portal cerrado de un vieja casa de ladrillo rojo y pulsó el timbre. En el entresuelo de la vivienda, una mujer mayor, de pelo blanco, se asomó a la ventana y al poco rato se abrió la puerta desapareciendo tras ella mi chica. Supuse que vivía allí, así que un tanto decepcionado por la pequeña aventura me encaminé de regreso a casa.

Al cabo de unos días, volví a coincidir con ella a la salida del colegio y repetí la persecución. Pero esta vez, me quedé un rato junto al portal. La tarde era casi veraniega y de la ventana entreabierta del entresuelo comenzaron a salir las notas de un piano que interpretaban una bonita melodía. Mi objeto de deseo, tocaba “Para Elisa”, de Ludwing van Beethoven, bajo la atenta supervisión de su profesora de piano. Jamás se me olvidaría esa música y aún hoy, cada vez que la oigo interpretar, me viene al recuerdo esa estudiante de piano que una lejana tarde de primavera alteró mis hormonas de adolescente.

Han tenido que transcurrir muchos años para enterarme que la partitura inmortal de Beethoven se titulaba “Para Teresa”, y que pasó a la posteridad bajo el título de “Para Elisa” debido al error de algún copista o por la mala caligrafía del genial compositor.

En 1810, Ludwig van Beethoven acudió a un recital que iba a ejecutar, según le aseguraron, un prodigio de la música. Se trataba de una niña llamada Teresa, la cual tenía fama de precoz pianista que, en efecto, deslumbró a todos los presentes… hasta que llegó el momento de interpretar una pieza del compositor alemán. La pequeña se aturdió tanto que se vio incapaz de tocarla y abandonó la sala entre sollozos. Beethoven corrió tras ella y le preguntó el porqué no había podido seguir con su pieza. Teresa, limitó a excusarse asegurando que todas las composiciones eran muy difíciles. Para sosegarla, el músico, prometió componerle una sonata sólo para ella. Y así fue, al día siguiente, la joven pianista recibió una partitura inmortal. Se titulaba “Para Teresa” (Recuerdos del 27 de abril de 1810).

Aunque la vida amorosa de Beethoven es algo confusa y bastante desconocida, algunos indicios apuntan a que la precoz pianista no era otra que Teresa Malfatti, de la que años después, al reencontrarla, se enamoró y quiso contraer matrimonio, siendo rechazado por la inspiradora de una de las sonatas más famosas de la historia de la música.

 

 

domingo, 29 de marzo de 2009

¡Mencía, que bueno que llegaste!


Son la ocho de la tarde, estoy aturdido, con mucho sueño y raro. Va a ser cierto lo del cambio de horario, que te descompone por completo y te desorienta. A pesar de que tomé las medidas oportunas y dormí mis ocho horas ya me levanté cansado, y aunque me eché una siesta no he conseguido espabilarme del todo. Mi mujer me dice que también ella se encuentra rara, como excitada e inquieta. Esperemos que mañana haya desaparecido esta extraña sensación de desasosiego y empiece la semana con buen pie.

Por la mañana, después de ojear la prensa, fui con mi mujer hasta el Rastro a comprar mi colonia. Hacía mucho frío y estaba nublado por lo que decidimos retirarnos pronto a casa, después de haber tomado un par de vinos. Dice el refrán que “más vale malo conocido que bueno por conocer”, no hicimos caso y así nos lució el pelo, tomamos los vinos en sitios diferentes de los habituales y la experiencia fue desastrosa. Cada vez quedan menos profesionales en el sector de la hostelería y hasta el más tonto se cree capacitado para atender las necesidades de una clientela que también cada vez es menos exigente.

Hoy empecé la lectura del libro de cuentos de Haruki Murakami “Sauce ciego, mujer dormida”. Consta de veinticuatro relatos en los que el autor, como es una constante en su obra literaria, mezcla con calculada ambigüedad el sueño y la vigilia, introduciendo elementos fantásticos y oníricos. Los tres relatos que llevo leídos me han decepcionado un tanto, nada que ver con sus novelas. Esperemos que entre los que quedan encuentre alguno digno de recordar.

Mi hijo ya regresó a Madrid de su viaje por Andalucía y el próximo martes tiene que marchar a Cataluña. Mi hija, en Madrid, pasó el fin de semana entretenida con las amigas. Mi cuñada al fin ya es abuela. Mencía se dignó venir a este mundo el pasado viernes por la noche. Vaya días nos han hecho pasar los pardillos de sus padres. Hicieron mal las cuentas y él por precipitado, además de agotar los quince días de permiso de natalidad, está consumiendo días a cuenta de las vacaciones. Ella se quedará en Oviedo, con la niña, en casa de su madre y él a Madrid a currar sin haber podido disfrutar de su hija. Y los fines de semana imagino que marchará a Oviedo. ¡Que no les pase nada!

Por lo demás, la cabeza de mi suegra cada vez funciona peor, y hay momentos en que no se acuerda ni dónde está ni quienes somos nosotros. Hay días que cree encontrarse en casa de su madre y sus recuerdos de infancia y juventud se superponen a los más recientes. Mañana se la llevará mi mujer con ella a su casa a esperar al fontanero que tiene que hacer unos arreglos y de paso bajarán algunas vecinas, amigas suyas, para saludarla. De verdad, yo no quiero llegar a viejo en estas condiciones, casi como un vegetal.

Nos espera una semanita fresca. Por estas tierras ya está nevando por la montaña. Poco dura la alegría en casa del pobre, con los días tan agradables que hemos tenido y tiene que volver el frío a joder el ambiente. Mañana tengo que subir a revisar el coche a la Opel a fin de prepararlo para pasar la puñetera revisión anual del la ITV. Toca sacudirse el bolsillo, esperemos no haya ninguna sorpresa desagradable.

Y mientras tanto continúo puteado todas las mañanas después de bajarme del peso. No hay forma de adelgazar,¿será de la mala hostia que tengo? Y cosas de la edad, y del tiempo que paso delante del ordenador: la tendinitis y la lumbalgia atacan de nuevo. Sigo paseando, a pesar del frío, casi todos los días, pero cada vez estoy más desanimado. Espero, al menos, que en la próxima revisión médica de mayo no me detecten ninguna otra historia.

Esta semana tuve que echar la trapa y poner el cartel de “cerrado por vacaciones” pues no daba más de si; me encontraba cansado y sin ideas y no es cosa de ponerse a decir gilipolleces sin más. Aproveché para terminar la novela que tenía entre manos, que a mí eso de la lectura me produce efectos balsámicos. Veremos que es lo que da de si la semana entrante.

 

 

sábado, 28 de marzo de 2009

La novia liberada


Acabo de concluir la lectura de “La novia liberada”, de Abraham B. Yehoshúa, publicada por Editorial Anagrama, 725 páginas, y la verdad me ha enganchado muchísimo, la ventilé en una semana. Ardiente defensor de la coexistencia entre Israel y Palestina, Yehoshúa forma junto a Amos Oz y David Grossman el triángulo de oro de las letras israelíes.

Es la historia de una doble obsesión, de una desolada búsqueda en dos planos, el personal y el profesional. Situada en los “años de esperanza”, en el Israel anterior a la Intifada, Yehoshúa dibuja en paralelo dos tramas principales protagonizadas por el mismo hombre: el profesor Yojanán Riblin. Especialista en Oriente Medio, Riblin intenta clarificar, por una parte, el porqué de la falta de integración entre árabes e israelíes, mediante sus estudios sobre la Argelia poscolonial; y por otra parte, la causa del inesperado divorcio de su hijo mayor que, tras un año de feliz matrimonio, fue repudiado por su esposa. Gracias a esta estrategia que funde lo público con lo privado, reflejando una esfera en la otra y aumentando el poder simbólico de ambas, Yehoshúa describe un mundo con infinidad de matices y con las complejidades propias de la vida en situaciones de máximo riesgo.

A las nueve de la noche

A las nueve de la noche, minuto más o menos, con puntualidad germana, enfilo la mitad de mi paseo nocturno por el tramo que va desde la Plaza de Toros cubierta –ahora pomposamente denominada “León Arena”- a la Iglesia de San Claudio. Ese tramo, de unos 400 metros, aparece siempre solitario y los pocos viandantes que por ahí circulamos lo hacemos con paso prieto ansiosos por llegar a casa.

Desde hace unos meses me ha llamado poderosamente la atención la figura de una mujer joven, espigada, vestida con pantalones vaqueros, que al cruzarse conmigo baja la cabeza como queriendo ocultarse a mi mirada. Camina muy despacio y suele consultar con frecuencia el móvil que siempre lleva en la mano. A veces, se detiene a encender un cigarrillo mientras con gesto disimulado escruta ambos lados de la calle.

La he visto alguna vez dentro de una cafetería, con un café en la mano, siempre sola. Nunca he visto pararse ningún coche a su altura, ni entablar conversación con nadie, pero mi intuición me dice que espera a alguien. Me gustaría equivocarme pero creo que se dedica a la prostitución callejera. Tal vez movido por un sentimiento de compasión y rabia me decidí a dedicarle estos modestos versos.



Con paso lento, cabizbaja, camina segura,
escondiendo a los transeúntes su mirada
de puta callejera, de esclava irredenta
del sexo fácil que le atrapa, expectante,
ansiosa de la cita que le salve la noche,
que le permita alimentar su mañana.

Hace tiempo, siempre en el mismo lugar
sombrío y solitario, nueve de la noche,
en la mitad de mi paseo me topo con ella,
fantasmal, rodeada de un halo de misterio,
embutida en sus vaqueros, subida la solapa
del chaquetón y con las manos dentro.

A veces la observo inquieta consultar el móvil,
encender un cigarrillo, tomar un café, de pie
en la barra de alguna cafetería, en silencio,
inexpresiva, siempre sola, esperando
que llegue el cliente, que pare el coche y
arranque con ella dentro a practicar sexo.

Vicio o necesidad, que mas da, ya se rindió
hace tiempo, así es más fácil, sin vergüenza
ni temor a ser reconocida, a marchitar su joven
cuerpo y vivir al día, sin pensar en ello, sin que
vanas ilusiones se interpongan en el camino
elegido, que por ser suyo lo considera bueno.

domingo, 22 de marzo de 2009

Unas tanto y otras tan poco...

Llevo unos días bastante remolón en lo relativo a mantener actualizado el blog. No sé si el buen tiempo y la entrada de la primavera me tiene alterado y ocupado en otros menesteres. Lo cierto es que las ideas han estado ausentes y me he concentrado en la lectura. Terminé la novela de Vargas Llosa “Travesuras de la niña mala” y he empezado a leer “La novia liberada” de Abraham B. Yehoshúa uno de los componentes del triángulo de oro de las letras israelíes.

He tenido estos días en casa a mi hijo y también a mi cuñada expectante de recibir la noticia del nacimiento de su primera nieta Mencía que parece que se resiste a incorporarse a este puñetero mundo. Los padres de la criatura –nerviosos ellos- han pecado de pardillos y no han sabido hacer las cuentas como es debido, el retraso supera ya los 10 días. A ver si el alumbramiento se produce pronto pues a los pobres no les llega la camisa a los pies.

Por lo demás todo tranquilo por estos lares, excepto en el día de hoy  que he estado pendiente, como de costumbre, del viaje de mi hijo a Madrid. Una vez que he sabido que llegó sin novedad ya me he relajado y me he puesto a dar un repaso a las noticias de la prensa y lo que más me llamó la atención fue lo siguiente:

La Iglesia, para no variar, puteando al personal a cuenta de la modificación de la Ley del Aborto y dividiendo a las cofradías que ya se preparan para celebrar la Semana Santa. Unas van a llevar lacitos blancos en hábitos y tronos, y otra van a hacer caso omiso a las consignas de la Conferencia Episcopal. Solo nos faltaba ver algún reparto de hostias en el discurrir de los desfiles procesionales entre partidarios de uno y otro bando. Como sigan así se van a quedar pronto sin oficiantes. En el Seminario de León solo cursan estudios 14 aspirantes al sacerdocio y en el de Astorga este año no se ha matriculado ninguno. El tema de las vocaciones religiosas está por lo que se ve muy chungo, lo que al parecer les resbala a los de la Conferencia.




Jade Goody, la ex concursante del Gran Hermano británico que decidió vender a los medios de comunicación sus últimos meses de vida, ha muerto hoy en su casa de Essex (sureste de Inglaterra), según ha anunciado su representante, Max Clifford. Goody, de 27 años y madre de dos hijos, ha fallecido acompañada de su marido, Jack Tweed, y de su madre, Jackiey Budden. ¡Descansa en paz Jade!  (Ver post del 19 de febrero).


Nadya Suleman, una americana de 33 años, actualmente soltera, sin trabajo, tiene el triste record de ser madre de catorce hijos, todos concebidos “in vitro”, y de haber dado a luz “octillizos” el pasado 26 de enero. De los seis primeros, tres requieren cuidados especiales siendo uno de ellos autista. Dicen que siempre quiso un familia enorme para compensar el aislamiento que sintió como hija única. Depende de la ayuda de sus padres quienes tuvieron que declarar el pasado año una bancarrota personal. Lleva viviendo desde hace tiempo de ayudas estatales, recibió más de 100.000 dólares en pagos por su discapacidad laboral, ha creado una página web para recoger donaciones, y una empresa le ha ofrecido más de un millón de dólares para trabajar como actriz porno. Y como admira a Angelina Jolie, pues ni corta ni perezosa va y se opera los labios para parecerse a ella.

 




viernes, 20 de marzo de 2009

Ya llegó la primavera


Ya me parecía a mi extraño que anduviera tan revolucionado el personal femenino a cuenta del concurso promovido por un tal Pali. Y es que hoy, a las 12,44 horas peninsular, entramos en la estación de la Primavera.

El término “primavera” proviene de prima (primer)  y vera (verdor). Es la época en que crecen las plantas y los árboles y brotan las flores, en dónde el personal anda con la sangre alterada y más salido que los monos.

El post de hoy me lo ha puesto a huevo la efemérides: música de Vivaldi, alegoría de Sandro Botticelli y fotografía florida y hermosa. ¿Quién da más?

 



Sandro Botticelli: "Primavera" (1478). En este maravilloso cuadro de Botticelli, Mercurio aparece en la esquina extrema izquierda. En el centro está Venus, a la izquierda de Venus están las tres Gracias, y a su derecha la diosa Flora. En el lado derecho de la pintura está el dios Céfiro del viento persiguiendo a la ninfa Cloris. La respiración del Céfiro ocasiona que la ninfa brote flores de su boca.

 

jueves, 19 de marzo de 2009

Antes muerta que sencilla

En mi post del pasado 16 de enero aparecía Soraya Sáenz de Santamaría posando en plan modelo profesional. Parece que le gusta mucho, de nuevo repite sesión.

Reproduzco a continuación este post de Mábel Galaz redactora de El País y que cada cual saque sus conclusiones.

Soraya Sáenz de Santamaría y el photoshop

El photoshop hace maravillas.

Me llegan estas fotos de la portavoz del PP en el Congreso Soraya Sáenz de Santamaría que van a aparecer en la revista ELLE. La dirigente del PP de nuevo ha decidido dejarse fotografiar posando como una modelo profesional. El resultado es impresionante. La nuevas técnicas han dado resultado y Sáenz de Santamaría aparece con un rostro terso y sin una sola imperfección.



En otras, en las que se la ve de cuerpo entero, aparece mucho más estilizada y alta. Al ver el reportaje, dan ganas de pedir uno igual. "Hay quien piensa que si eres mujer, joven y mides 1,50 eres más vulnerable sólo porque eres más pequeña. Me pasó también cuando me nombraron portavoz", explica la portavoz del PP en el Congreso. En la entrevista reconoce que le gusta hacer el papel de "mala". "Me sale natural, me gusta ese papel".

Sáenz de Santamaría también habla de Iván, su marido. "Tengo una suerte que no me la creo. No sólo pasa el aspirador y friega más que yo, sino que es el que lleva la casa". 

Además se define como una roca: "Soy fuerte, muy fuerte, a mí no me ve llorar ni mi marido".

¡Sin comentarios!

 

miércoles, 18 de marzo de 2009

La huella de Gaudí en León


Antoni Gaudí i Cornet (1852-1926), el genial arquitecto catalán, dejó huella de su paso por la provincia de León con dos obras únicas: el Palacio Episcopal de Astorga, y la Casa de los Botines de León.



Un clérigo amigo de su Reus natal, Joan Baptista Grau i Vallespinós, al ser nombrado obispo de Astorga le encargó a Gaudí la construcción de un Palacio Episcopal para aquella ciudad, ya que recientemente se había incendiado el edificio anterior. Construido entre 1889 y 1915, es de aire neogótico, con una planta articulada con cuatro torres cilíndricas, rodeada por un foso. La piedra en la que está construido (granito gris del Bierzo) es respetuosa con el entorno, en especial con la catedral que se encuentra en la inmediata vecindad, así como también con la naturaleza, que en la Astorga de finales del siglo XIX estaba más presente que en la actualidad. El pórtico de entrada tiene tres grande arcos abocinados, hechos con sillares separados entre sí por contrafuertes inclinados. La estructura del edificio se sustenta en pilares con capiteles decorados y en bóvedas de crucería sobre arcos ojivales de cerámica vidriada. Se remata con un almenado de estilo mudéjar. Gaudí abandonó el proyecto en 1893, a la muerte del obispo Grau, por desavenencias con el Cabildo, siendo terminado en 1915 por Ricardo García Guereta. Actualmente es Museo de los Caminos.



La Casa de los Botines, en León (1891-1894), encargo de Simón Fernández Fernández y Mariano Andrés Luna, comerciantes de tejidos leoneses, que recibieron la recomendación de Gaudí de parte de Eusebi Güell, con el que trataban en sus negocios. El proyecto de Gaudí fue un impresionante edificio de estilo neogótico, resuelto con su inconfundible estilo modernista. El edificio sirvió para albergar en sus plantas bajas los despachos y almacenes del negocio de tejidos, y disponía al mismo tiempo de viviendas en las plantas superiores. La construcción se realizó con muros de sólida cantería caliza, dispuesta en forma de almohadillado. El edificio está flanqueado por cuatro torres cilíndricas rematadas con elevadas agujas de forma cónica, hechas de pizarra, y rodeado de un foso con reja de forja. Las ventanas son de guillotina, con voladizos inclinados para retener la nieve, muy frecuente en el invierno leonés. La fachada es de estilo gótico, con arcos lobulados, y tiene un reloj y una escultura de San Jorge y el dragón, obra de Llorenç Matamala. En la actualidad es la sede de Caja España.

martes, 17 de marzo de 2009

Feliz día de San Patricio

Hace un rato estuvimos hablando con mis hijos, estaban en un pub cercano a su casa y tenían montado un jaleo impresionante con un montón de gente, casi no se les oía. Estaban celebrando el día de San Patricio, tomando las correspondientes "pintas" de Guinness. Y así fue como me enteré que hoy era San Patricio.

En estas fotos aparecen los gorros típicos que mi hijo conserva de anteriores celebraciones, y la estampa de la suerte con el  Shamrock -símbolo no oficial de Irlanda-, con la oración al santo, que me trajo mi hija cuando estuvo trabajando en Dublín, y que llevo siempre conmigo en la cartera.

Para todos, mucha suerte y feliz día de San Patricio.




Valencia en Fallas

Hoy estoy cansado, bajó la temperatura y se me hizo tarde, por lo que no fui a pasear. En la televisión valenciana están retransmitiendo en directo la "Ofrena de flores a la Mare de Deu" que no concluirá hasta mañana. Se calcula que unos 100.000 valencianos y valencianas desfilaran ante la Virgen y entregarán sus ramos de flores a los colocadores para que vayan confeccionando el manto. Todos "ploran" al llegar ante la imagen. Lo más llamativo para mí son las vestimentas de hombres y mujeres, pero termina cansando.

La fallera mayor se llama Marta Agustín y la fallera infantil María Berbel. La falla "Nou Campanar"se alzó por sexto año consecutivo con el primer premio de la categoría especial, con el subsiguiente cabreo de las demás fallas. La falla "Convento Jerusalén" ganó en categoría infantil. Así pues, veamos algunas imágenes.

La fallera mayor y la infantil

La falla "Nou Campanar"


La falla Convento Jerusalén


Premio mejor calle iluminada


Otras fallas y ninots










lunes, 16 de marzo de 2009

Colegialas

Hace unos días tuve un sueño muy extraño. El túnel del tiempo me había devuelto a 1992 y me encontraba de nuevo dando clases en la Escuela de Secretariado de Dirección y Marketing, cuando un día, al concluir las clases, fui privado de mis sentidos tras ingerir un bebedizo que me ofrecieron unas alumnas disconformes con las calificaciones que les había otorgado.

Me despierto sobresaltado al oír unos quejidos y me veo tirado, atado y amordazado junto a la vía del tren, contemplando a las dos malvadas alumnas que me habían drogado, reírse mientras se alejaban fumando dejando atravesada en medio de la vía, atada de pies y manos, a la Directora del Centro transformada en una suplicante monjita.

Yo me encontraba paralizado y horrorizado imaginando el triste final que le esperaba a la muy puñetera. Temiendo lo que pudieran hacer conmigo traté desesperadamente de quitarme las atadaduras que me sujetaban los pies y las manos. No me dió tiempo, pues al llegar a mi altura las criaturas me propinaron un tremendo golpe en la cabeza que me dejó de nuevo sin sentido.

Pasados unos minutos, recobro el conocimiento y veo a mis alumnas convertidas en delicadas colegialas japonesitas uniformadas.

Miro a mi alrededor y cientos de colegialas niponas me observan entre curiosas e indiferentes. Trato de escapar, pero se abalanzan sobre mí y me introducen en un edificio muy grande parecido a una Escuela, pero sin aulas.

Una vez dentro, se hace el silencio y entre el gentío surge la esbelta figura de una preciosa colegiala que me indica que me acerque. Cuando me encuentro frente a ella, compruebo asombrado que se trata de la monjita que quedó abandonada a su suerte sobre las vías del tren.
Sin tiempo a reponerme, me veo obligado a arrodillarme frente a ella, mientras una colegiala de cara angelical y portando una “katana” se dispone a decapitarme. Intento suplicar por mi vida, pero no me sale ningún sonido. Y de repente, una musiquilla pegadiza me despierta, empapado en sudor y con un susto de muerte, mientras el móvil continúa sonando.

¡Joer con las colegialas! Las niponas, las españolas, todas. La madre que las parió, que mal rato me han hecho pasar. Con lo que a mí me ponen, con esas falditas cortas y abiertas por un lado. Pero ya no quiero saber más de ellas, no pienso ni mirarlas. ¡Qué susto me han dado!            

domingo, 15 de marzo de 2009

Mañana de nuevo en la web


Está a punto de finalizar una semana bastante tranquila y con muy buen tiempo, veremos a ver lo que dura. Con el buen humor ha venido la música. No hay como una canción o composición musical bonita para alegrarnos la vida. Muy pocas cosas de relieve tengo que contar. Ni siquiera entre las noticias de la prensa he encontrado algo que merezca la pena comentar. Dentro de un rato saldré a dar mi paseo habitual. Llevo toda la semana haciéndolo, sin faltar un solo día.

Ayer cumplió mi suegra 89 años y se acercaron por la tarde, desde Oviedo, unos sobrinos para felicitarla. También estuvo muy entretenida con el teléfono contestando a todos los que la llamaron para desearla un felíz cumpleaños. Está hecha unos zorros, no se tiene en pié, no come nada y pierde la cabeza con bastante frecuencia, en cualquier momento nos da un susto y se nos va. Creo, honestamente, que tanto para ella como para nosotros dos sería una liberación. No tiene calidad de vida, no se entera de nada, y nos tiene enclaustrados en casa desde hace 15 meses. Es como para ponerse a gritar de desesperación.

Para completar el clan familiar, hoy llegó mi cuñada procedente de Málaga, donde reside, para visitar a su madre y de paso acercarse a Oviedo para conocer a su primera nieta tan pronto le comuniquen el nacimiento. Mi hijo vendrá el próximo miércoles, ya que puede disfrutar de un hermoso puente hasta el domingo. La que no tiene puente y no viene es mi hija, que tendrá que quedarse en Madrid.

Espero tener la oportunidad de probar de nuevo, los pastelitos de choclo y las empanadillas criollas de “La yema de oro”, se encargará de traerlas mi hijo cuando venga. ¡Qué delicia! Son las mismas que tomábamos en Madrid hace ya muchos años. En otras ocasiones, les encargaré que nos traigan otras especialidades italo-argentinas, para recordar buenos tiempos y darle gusto al cuerpo y envidia a Florencia. ¡Qué malo soy!

La próxima semana habrá que estar atento a las fiestas falleras de Valencia, a la “Despertá”, la “Mascletá”, la “Ofrena a la Mare de Deu” y a la “Nit del foc”. No me queda más remedio que colgar algún post más sobre estos acontecimientos. Ya me gustaría estar en Valencia en estos días. Son muchos los buenos recuerdos que guardo de Valencia, Carlet y Gandía, no en balde es la otra patria chica de mi mujer.

Acabo de regresar del paseo, cansado, sudado, pero satisfecho por el deber cumplido. Qué bueno sería hacerlo por placer y entretenimiento, no por obligación. Pero no queda más remedio que cuidarse, que me voy haciendo mayor. Dentro de un rato, después de engañar al estómago con mi ridícula cena, voy a continuar con la lectura de la novela que tengo entre manos, y a ver si logro irme a la cama un poquito antes que de costumbre y empiezo la semana más despejado.

Se acabó el finde, pero mañana nos encontraremos de nuevo en la web. Buenas noches amigos.

 

"Paquito el chocolatero"

Y no podía faltar en estas fiestas falleras, este pasodoble universal nacido en Concentaina (Alicante) para las Fiestas de Moros y Cristianos, compuesto en 1937 por Gustavo Pascual Falcó, estrenado en 1941 y dedicado a su cuñado Francisco Pérez Molina alias “Paquito el chocolatero”. Según la SGAE, es la pieza musical más interpretada en vivo en España.


Himno de la Comunidad Valenciana



Per a ofrenar noves glòries a Espanya,
tots a una veu, germans vingau.
¡Ja en el taller i en el camp remoregen,
càntics d'amor, himnes de pau!.

¡Pas a la Regió
que avança en marcha triomfal!
Per a Tú la vega envia
la riquessa que atresora,
i es la veu de l'aigua càntic d'alegria
acordat al ritme de guitarra mora.

Paladins de l'Art t'ofrenen
ses victòries gegantines,
i als teus peus, Sultana tons jardins estenen
un tapiç de murta i de roses fines.

Brinden fruites daurades
els paradisos de les riberes,
pengen les arracades
baix les arcades de les palmeres.

Sona la veu amada
i en potentíssim, vibrant ressó,
notes de nostra albada
canten les glòries de la Regió.
Valencians: en peu alcem-se
que nostra veu
la llum salude
d'un sol novell.

Per a ofrenar noves glòries a Espanya,
tots a una veu, germans vingau.
¡Ja en el taller i en el camp remoregen,
càntics d'amor, himnes de pau!
¡Flamege en l'aire
nostra Senyera!
¡Glòria a la Patria! ¡Visca València!
¡Visca! ¡Visca! ¡Visca!

El fallero

Estamos en "Fallas" y es obligado un recuerdo a Valencia, a Carlet -el pueblo de de mi suegro- y a Gandía, donde pasé tantos veranos inolvidables. Y tratándose de una Comunidad eminentemente musical, qué mejor que iniciar estos post de Fallas con "El Fallero", interpretado por Francisco.



Despertant els nostres cors,
Valencia riu.
Per la senda de les, flors
ya ve l'estiu.

Creua el carrer la xicalla
replegant els trastos pa la falla;
i manté la tradició
d'esta cançó...

¿Hi ha una estoreta velleta
per a la falla de Sant Josep,
del tio Pep...?
I van juntant lo que els veins els van donant
per a buidar el porxe.

¿Hi ha una estoreta velleta
per a la falla de Sant Josep?,
I amb una estella del muntó
se du el compas de esta cançó.

En les cares de la gent
tot es content.
Xiqueta meua
que del carrer eres l'ama
per culpa teua
tinc el cor encés en flama.

No te separes
del caliu del meu voler,
reineta fallera,
que si me deixes
un ninot tindré que ser,
¿Hi ha una estoreta velleta
per a la falla de Sant Josep?,
per a la falla del teu carrer.

"Venecia sin ti"

Si hay una ciudad en este planeta que me hechiza y atrae sobremanera esa es Venecia. Hace años pude haberla visitado un fin de semana como hicieron los ejecutivos publicitarios de Tandem, con los que viajé desde Madrid a Milan por motivos profesionales. La situación de la empresa en donde trabajaba, el desembolso económico que había que hacer, y el tener a mi mujer y mis hijos esperándome en Madrid, hizo que declinara su invitación.

Nosotros no tuvimos viaje de novios, cosas de la vida, y si se presentase la ocasión no dudaría ni un instante en ir con mi mujer a pasar unos días a Venecia para patearnos toda la ciudad visitando sus puentes, museos, iglesias, palacios, y pasear en góndola disfrutando con cierto retraso de una romántica "luna de miel".

Me encantaría asistir en “La Fenice” a la representación de alguna opera de Verdi,  estar en sus Carnavales y también en el Festival Internacional de Cine. Y a diario, comer en sus magníficos restaurantes, probar sus afamados helados y entrar en sus cafés con tanta historia. Mi hija y una amiga ya estuvieron en Venecia hace un par de años al concluir el crucero que hicieron por el Mediterráneo y el Adriático. ¡Joer con los hijos, que bien se lo montan en estos tiempos!

Mientras llega ese momento, como aperitivo, dedico a todos los espíritus sensibles y enamorados este bonito vídeo de la canción “Venecia sin ti” inmortalizada por Charles Aznavour.

 

sábado, 14 de marzo de 2009

Pinocho cumple 70 años


El muñeco de madera, convertido en niño de Walt Disney, basado en una novela de Carlo Collodi, cumple 70 años

Pinocho (en italiano Pinocchio) es la marioneta de madera protagonista del libro La aventura de Pinocho escrito por Carlo Collodi y publicado en Italia en un periódico desde 1882 hasta 1883, con los títulos "Storia di un burattino" (Historia de un títere) y "Le aventure di Pinocchio" (La aventura de Pinocho), ilustradas por Enrico Massanti.

Gepeto (Geppetto), que siempre ha deseado tener un hijo, esculpe una marioneta de madera. Por la noche, un hada madrina da vida a dicha marioneta "naciendo", de esta forma, Pinocho, un niño de madera travieso y desobediente. Originariamente, Collodi no pensó en su trabajo como una obra de literatura infantil: en la versión original, Pinocho es ahorcado por sus innumerables faltas y sólo en versiones posteriores la historia obtendría su famoso final en el que la marioneta se convierte en un niño de verdad.

Con esta trama se han hecho varias películas y adaptaciones incluidas en otras historias. Entre ellas se destaca la original película de Disney (Pinocho) protagonizada por dibujos animados basados en el original. Años mas tarde, se estreno otra versión de Pinocho, con un tema futurista, donde en vez de ser un muñeco de madera, era un robot. (Pinocho 3000).




La historia de Pinocho es conocida por todo el mundo. Geppetto es un juguetero que fabrica un niño de madera y pide a la estrella azul que sea un niño de verdad. El deseo le es concedido pero Pinocho deberá desenvolverse por un mundo lleno de tentaciones, sabiendo diferenciar entre el bien y el mal, para lo cual contará con la ayuda de Pepito Grillo, que representa a su conciencia. Pinocho no se puede decir que sea un cuento infantil, sino más bien un cuento aleccionador dirigido a todo el mundo sobre la desobediencia y el comportamiento de los niños (y no tan niños).

El film de Disney muestra las tentaciones en las que cae el niño de madera y sus consecuencias. La primera de ellas es el no asistir a la escuela para convertirse en un actor, una celebridad. Lo que al principio parece divertido y le hace sentirse querido se convertirá en una jaula donde será un esclavo a manos de Stromboli.

La segunda vez volverá a ser persuadido para viajar a la isla de los juegos con un montón de niños, en donde podrán campar a sus anchas haciendo todo tipo de actividades: beber, fumar, pelearse (dichas actividades aparecen en el film explícitamente, lo cual resulta sorprendente si se piensa que va dirigida al público infantil). Sin embargo al pasar un tiempo en la isla se convertirán en burros.

Ambas tentaciones no solo se pueden achacar a niños como representa la película, sino también a adultos, pues ¿quién no ha tenido la tentación de hacer algo incorrecto alguna vez y lo ha hecho para después pagar las consecuencias? Además de las tentaciones, Pinocho miente y como consecuencia sufrirá una ampliación nasal bastante molesta, hasta tal punto que crecerá un nido en su rama. Y es que los niños buenos no dicen mentiras, y él debe comportarse bien para llegar a ser un niño de verdad.

Los personajes que inducen a Pinocho a actuar de forma irresponsable están personificados en el film por un zorro y un gato, cosa fundamental a partir de ese momento en los films Disney de dotar de capacidades humanas a animales.

Pepito Grillo entra también en ese ámbito, y ha llegado a convertirse en uno de los personajes más celebres de Disney, tanto que ha vuelto a ser utilizado en otros films de cuentos como el de “Mickey y las habichuelas Mágicas”. Él representa la conciencia de Pinocho, quien le debe guiar en el duro mundo que le rodea, sin embargo como toda conciencia nunca aparece a tiempo. Cuando Pinocho es tentado por primera vez el grillo se ha quedado dormido en casa, y la segunda vez le adelanta en una carrera dejando a Pinocho atrás y volviendo a ser seducido.

Disney adaptó la obra de Collodi suavizándola considerablemente aunque manteniendo su esencia. A pesar de esa suavización siempre se ha considerado “Pinocho” como uno de los films más dramáticos de la casa de Mickey, tal vez comparable a los de ”Bambi”. Secuencias como el niño siendo maltratado por Stromboli, el pobre Gepetto buscando a su hijo bajo la lluvia, o la secuencia de los burros-niño muestran un gran dramatismo.

 

viernes, 13 de marzo de 2009

"Je t'aime... moi non plus"

Yo diría que es la canción mas sensual de todos los tiempos. Va dedicada a todos los que se aman.

En 1969 "Je t'aime moi non plus" (Yo te amo, yo tampoco), una canción que tras una apariencia inofensiva, escondía un delicioso himno a la libertad sexual, lanzó a la fama a una de las parejas más relevantes en la historia de la música, Serge Gainsbourg y Jane Birkin. El single, aún siendo condenado por la Iglesia y censurado en media Europa, vendió más de un millón de copias.






Je t'aime
Je t'aime
Oh, oui, je t'aime
Moi non plus
Oh, mon amour
Comme la vague irrésolue
Je t'aime
Je t'aime
Oh, oui, je t'aime
Moi non plus
Oh, mon amour
Tu es la vague, moi l’île nue
Tu vas, tu vas et tu viens
Entre mes reins
Tu vas et tu viens
Entre mes reins
Et je te rejoins
Je t'aime
Je t'aime
Oh, oui, je t'aime
Moi non plus
Oh, mon amour
Comme la vague irrésolue
Je vais, je vais et je viens
Entre tes reins
Je vais et je viens
Entre tes reins
Et je me retiens
(Oh, I love you) Moi non plus
(Oh, I love you) Moi non plus
(Oi ti amo)
Tu vas, tu vas et tu viens
Entre mes reins
Je vais et je viens
Je me retiens
Non! Maintenant viens

La niña mala


Acabo de regresar de mi paseo y me encuentro hecho unos zorros. Hoy me ha costado un montón terminar los cuatro kilómetros Puede haber influido el buen tiempo o tal vez la pelada que me he metido hoy en la peluquería que me ha dejado como a Sansón, sin fuerzas. Decidido, me voy a cortar el pelo al cero cada dos meses. Más fresquito, no hay que peinarse, y según dicen a las mujeres les pone una calvorota madura. ¿Por qué será?

Esta semana he abandonado un poco el blog. El ritmo que llevaba no hay quien lo aguante, ni mi mollera da más de sí. He continuado con la lectura de “Travesuras de la niña mala”, de Vargas Llosa, que me está gustando mucho. Ahí dejé el otro día a Ricardo–el prota- en el Londres de la segunda mitad de los sesenta, rodeado de hippies, alternando con su residencia en París, en plena ebullición de la revolución estudiantil de mayo del 68.

Además estoy intentando escribir un cuento. Llevo escritas dos páginas y voy a dejarlo reposar pues está tomando tintes de argumento de telenovela. Lo he titulado “Luna”, y describe las peripecias de una joven madre soltera que tiene una doble vida. De momento, escribo lo que se me va ocurriendo, sin guión previo, y puede resultar cualquier cosa. Igual me cabreo y empiezo a matar  gente, o me siento generoso y les alegro la vida con sexo a mogollón. O puede ocurrir que me aburran y los envíe a tomar por el culo a una lejana Galaxia. Ya veremos, según me dé. Si llego a concluirlo, tengo pensado colgarlo en el blog por capítulos, para no cansar al personal y de paso mantener un cierto suspense.

Estos días han sido muy tranquilos, sin sobresaltos. Me he afanado con mi trabajo, he tomado mis vinos y como un poco de todo, pero a nivel minimalista. El peso sigue puteándome, pero he decidido no encabronarme. Un día subo y al siguiente bajo, como en la ola. Sigo pasando de la televisión y de las noticias. Me limito a ojear los titulares de las ediciones digitales de algunos Diarios. Total, para lo que dicen. Siempre con las malas noticias a cuestas. ¡Anda que les den! Me refugio en los sueños, en el erotismo de la niña mala.

miércoles, 11 de marzo de 2009

A tiro limpio


Ayer, en la localidad de Moratalla (Murcia), un taxista jubilado de 74 años, se presentó en el Centro de Salud y la emprendió a tiros con la médico que estaba de guardia y con un conductor de ambulancias. La doctora, de 34 años, falleció pocas horas después. El autor de los disparos manifestó que no estaba conforme con la asistencia médica recibida.

Hoy, en un centro escolar del suroeste de Alemania, un ex alumno de 17 años, vestido de un uniforme paramilitar negro, encapuchado y con una pistola automática ha protagonizado la peor matanza que se recuerda en un colegio en Alemania en los últimos siete años. Asesinó a diez estudiantes y tres profesores en una escuela, y a otra persona en una clínica cercana. El joven murió durante un tiroteo con los agentes en un supermercado de la localidad de Wendlingen, a 40 kilómetros del lugar de la masacre, pero se desconoce si el joven murió a causa del tiroteo o se suicidó. Algunos policías registraron la vivienda del agresor, en la que su padre guardaba una gran colección de armas.

Al menos diez personas han muerto en un tiroteo ocurrido este martes (madrugada del miércoles en España) en las localidades de Samson y Geneva, en el sudeste del Estado estadounidense de Alabama, según han confirmado las autoridades locales. Entre los fallecidos había cinco miembros de la familia del asaltante. El suceso se desató en un barrio de Samson sobre las 16.00 hora local y terminó en una fábrica de Geneva. El asaltante, de unos 35 años, abatió a cinco personas, entre ellas la mujer del ayudante del sheriff de la localidad y el hijo de ambos, de tres meses. Sus otras víctimas fueron su propia madre, cuya casa incendió, y sus abuelos y sus tíos. Además, fallecieron dos jóvenes que se encontraban en el interior de un comercio y un camionero que murió por un disparo al aire del agresor durante la persecución.

¿Qué se puede decir de tanta locura? ¿Por qué estaban en posesión de un arma estos tres dementes? ¿Qué extraña fuerza les impulsó a matar? Lo terrible del caso, es que cualquiera de nosotros podemos vernos envueltos el día menos pensado en un situación similar. Y es que hay por ahí sueltos auténticos locos de atar, conciudadanos que tienen más peligro que un mono con una pistola.

martes, 10 de marzo de 2009

Ellos las prefieren gordas

Florencia, para que te rías un poco de tus kilitos, te dedico esta simpática canción de la Orquesta Mondragón. Y recuerda que la vida es bella, disfrútala.

Un besote muy fuerte


lunes, 9 de marzo de 2009

Camarero


Como recuerdo de las muchas horas pasadas en tu compañía y en homenaje a tu sufrido trabajo detrás de la barras o sirviendo las mesas en comedores y terrazas, aguantando lo que ni Dios sabe, ahí van unas simpáticas canciones para alegrarte un poco la vida.

 





Las chilenitas


Me acuesto muy tarde, tengo que cambiar algo mis hábitos pues de lo contrario me voy a quedar dormido encima del escritorio. Hoy, me he pasado toda la mañana bostezando y se me cerraban los ojos. Menos mal que, a  trancas y barrancas, pude sacar algo en limpio del trabajo programado. Lo malo de todo esto es que cuando me siento más inspirado para escribir es a partir de las 12 de la noche. Y para más inri, no puedo tomar café, ni ningún otro estimulante.

Las noches vuelven a ser mis horas brujas. Rodeado por el silencio, me concentro al máximo y doy rienda suelta a la imaginación. En mi época de universitario todo lo provechoso lo hacía por las noches, estudiar, conversar, divertirme. Cuando empecé a trabajar se rompió el encanto al tener que madrugar, y ya de casado tuve que adaptarme a los horarios impuestos por la vida en familia.

Ayer comentaba que iba a reiniciar mis hábitos de lectura, y así ha sido. Después de trabajar terminé por fín de leer “Memoria de mis putas tristes”, de Gabriel García Márquez, que la verdad pasó sin pena ni gloria. Novela corta, con un argumento un tanto estrambótico que no me llenó en absoluto. El que un anciano, de 90 años, quiera celebrar su cumpleaños desvirgando a una niña de 13, a la que no llegará a tocar, y de la que acabará enamorándose, al tiempo que pasa revista a su anodina vida de soltero y fornicador consumado, sólo con prostitutas, pues que queréis que os diga, a mí la verdad ni fu ni fa.

Así que, aprovechando que tenía que sacar los boletos semanales de la Lotería Primitiva, adquirí en El Corte Inglés “Travesuras de la niña mala”, de Mario Vargas Llosa, cuyo primer capítulo “Las chilenitas” me encantó. La acción transcurre en 1950, en el barrio limeño de Miraflores, en un fabuloso verano en el que el protagonista cumple 15 años rodeado de amigos de ambos sexos. El hecho más notable fue la llegada al elitista barrio de dos hermanas Lily y Lucy que dijeron proceder de Santiago de Chile y que al final resultaron ser unas impostoras huachafitas de algún barrio modesto de Lima. La verdad es que promete buenos momentos la lectura del libro, creo que acerté de pleno.

También reservé “El vagón de las mujeres”, de la escritora india Anita Nair, de la que ya leí el año pasado “Las nueve caras del corazón”. Trataré de sacar tiempo de donde sea para poder compaginar el blog con la lectura y con mis otras actividades diarias. Aprovechando el buen día, salí a las 20,30 h., como de costumbre, a dar mi paseo. Nada que reseñar en particular. ¡Insisto, me falta tiempo para todo!

De autómatas y pensamientos profundos


Ya se está acabando el domingo y por el momento, toco madera, sin novedad. Sol, temperatura agradable, y mucha vagancia. A estas horas de la noche me encuentro bastante cansado y espeso de ideas. Será porque no he dormido la siesta, ni tampoco he dado el paseo de los cuatro kilómetros. Carlos salió para Madrid a las 16 horas y llegó a las 19,45, sin ningún problema. Tranquilidad pues.

Me estoy convirtiendo en un robot. Parezco programado, idénticas actividades, los mismos trayectos, horarios y periodicidad. A veces pienso que si me pudiera dar cuerda funcionaría como un autómata. Puede ser cosa de la edad y que cada vez valoro más el tiempo. Necesitaría que el día tuviera como mínimo 48 horas para poder realizar todas las cosas que tengo en mente.

Sin ir más lejos, hoy tuve que mover el coche, y los 25 kilómetros los hice como siempre y a la misma hora, casi sin darme cuenta. Subí hasta el Aeropuerto y bajé desviándome por la ronda sur hasta salir a la carretera de Valladolid. Y después de dejar el coche en el garaje, tomé los vinos en los dos sitios más cercanos que abren los domingos, La Carbonera y La Rebotica. Cada 15 días suelo mover el coche, si no sucede algo imprevisto, y siempre lo hago por la mañana de un domingo y a la misma hora. Está visto que somos animales de costumbres.

Trato de que el contenido de mi blog sea lo más variado y ameno posible. De fácil lectura y sin complicaciones dialécticas. Espero que mi vena poética y literaria no me abandone pronto y pueda llegar a finales de año con un número suficiente de poemas y relatos que merezca la pena corregirlos y agruparlos en un pequeño libro digital. Hay quien me anima a ello y mi vanidad no puede resistirlo.

He leído la prensa con cierto detenimiento, y la verdad no he encontrado nada que mereciera la pena resaltar ni comentar. Me llamó la atención el reportaje del suplemento de El País sobre el “Orgasmo” estudiado desde un punto de vista científico. Pero acerca de este tema creo estar lo suficiente informado como para ponerme a mis años a realizar experimentos y menos a polemizar con los visitantes de mi blog.

Me aburren las noticias y sorprendentemente llevo más de dos meses sin ver la televisión. Mañana espero terminar el libro de García Márquez “Memoria de mis putas tristes” y tal vez os comente algo de él. Tengo que comprar algún libro más y reanudar el hábito de lectura, aunque no creo que llegue, ni de lejos, a los más de 70 títulos del pasado año. Y es que a mí siempre me sucede lo mismo: o me quedo corto o me paso cien pueblos.

Y ya que he mencionado lo del “Orgasmo”, os pregunto a vosotras mujeres, a modo de reflexión: ¿Será cierto que los hombres siempre estamos pensando en lo mismo? ¿Y vosotras criaturas angelicales, en qué pensáis? Siento una enorme curiosidad por conocer vuestras “sinceras” respuestas.

Buenas noches, y felices sueños.

domingo, 8 de marzo de 2009

Las Justas Medievales del Passo Honroso


Las Fiestas que rememoran las Justas Medievales del Passo Honroso tienen lugar el primer fin de semana de junio en la localidad leonesa de Hospital de Órbigo.
La Celebración recuerda el día en el que los mantenedores de
Don Suero de Quiñones y él mismo, se batieron contra un grupo de caballeros. La acción sucedió en el Año jacobeo de 1434. El caballero leonés, Suero de Quiñones, de familia insigne, pidió audiencia al rey Juan II de Castilla para exponer una petición.

La petición consistía en obtener el permiso real para llevar a cabo un torneo especial en que tendrían que participar a la fuerza todos los caballeros que pasaran por el lugar elegido, que era el puente de Hospital de Órbigo, situado en la ruta leonesa del Camino de Santiago. Si se negaban a participar, debían depositar un guante en señal de cobardía y atravesar el río vadeándolo.

La justa o torneo tendría que mantenerse durante un mes en que Suero de Quiñones estaría acompañado de sus mejores amigos. Don Suero llevaba colgada al cuello una argolla metálica, como prueba de amor hacia su dama. El motivo para proponer las justas del puente era poderse librar de dicha argolla peregrinando a Santiago después de haber vencido a todos los caballeros que se presentasen en dicho puente y tras haber roto 300 lanzas.

En el puente de Hospital de Órbigo puede verse un monolito con los nombres grabados de todos los que pelearon allí. Aquel torneo fue conocido como El Passo Honroso y fue narrado y cantado por muchos poetas de la época. El notario real Pero Rodríguez de Lena dejó por escrito una crónica del hecho.

La celebración del torneo es uno de los actos centrales de las justas a lo que se une el desfile de pendones y caballeros en sus monturas, paso previo a la gran batalla, y los bailes medievales que protagonizan las damas y la música popular. Un gran mercadillo medieval, además de diversos juegos y concursos animan las calles del pueblo por las que se pasean más de 15.000 turistas todos los años. Los caballeros y damas del medievo son las propias gentes del municipio que se visten para la ocasión. Las Justas Medievales del Passo Honroso tienen como colofón una popular cena medieval, animada por saltimbanquis, malabaristas y juglares. Tras la cena se celebra una procesión de antorchas.